La psicoterapia integrativa propone ante todo una actitud particular hacia la práctica de la psicoterapia que afirma la importancia de una visión global del individuo.

Centra el interés en responder de manera adecuada y efectiva a nivel emocional, espiritual, cognitivo, conductual y fisiológico. El objetivo de esto es facilitar la integración de dichos niveles para que funcionamiento de la persona sea el óptimo, tanto a nivel interno, como en la relación con los demás y en relación con el mundo.

Hay dos aspectos que debe tener un psicoterapeuta integrativo:

  • Un enfoque  de su crecimiento personal

  • Un compromiso con la búsqueda de conocimiento en el área de la psicoterapia y sus campos relacionados, por lo tanto los psicoterapeutas integradores tienen la obligación ética particular de dialogar con colegas de diversas orientaciones y mantenerse informados sobre los desarrollos en este campo.

Un principio central de la psicoterapia integrativa es que ninguna forma única de terapia es mejor o incluso adecuada en todas las situaciones. Por lo tanto, la psicoterapia integradora promueve la flexibilidad en su abordaje de los problemas, pero también se suscribe al mantenimiento de un estándar de excelencia en el servicio a los clientes

Por lo tanto, cuando los terapeutas integradores utilizan diferentes estrategias, técnicas y teorías en su manera de trabajar, esto no se hace al azar, sino que responde a  una manera informada tanto por la intuición clínica como por un buen conocimiento y comprensión de los problemas actuales y las intervenciones a aplicar.

Se asigna la máxima prioridad a aquellos factores que son comunes a todas las psicoterapias, especialmente la relación terapéutica, señalando la importancia de la actitud de respeto,  la amabilidad, honestidad e igualdad con respecto a la personalidad del cliente.

Contacto

 

Carrer de Mallorca 339

08037 - Barcelona 

Tel. 93 302 11 02

info@cepericberne.com